jueves, 10 de febrero de 2011

Los Esposos Gilbreth

Para complementar el análisis de Taylor de la industria siderúrgica, los esposos Gilbreth andaban por la misma línea de optimizar recursos (tiempo, materia prima, mano de obra etc.) y logar una mayor productividad.  Ellos son los fundadores de la técnica de estudio de los movimientos del cuerpo humano. Todo comenzó con Frank después de renunciar a la Universidad y convertirse en albañil. Al igual que Taylor, este busco una forma de optimizar la eficiencia de su lugar de trabajo. Curiosamente noto que la cantidad de movimientos que realizaba un albañil eran demasiado y muchos de ellos innecesarios, reduciendo así de 18 a 5 movimientos para colocar los ladrillos duplicando la productividad sin hacer un esfuerzo mayor. Después de ese suceso Frank se dedicó a mejorar la eficiencia de las industrias estudiando la secuencia de movimientos de los trabajadores, eliminando así los innecesarios, disminuyendo la fatiga y aumentado la productividad.

Mientras que a Frank le preocupaba los aspectos técnicos de los trabajadores para mejorar la eficiencia, a Lilian, su esposa le interesaba el aspecto humano del mismo. Ella fue una de las primeras psicólogas industriales, haciéndose cargo de las consultorías empresariales, después de la muerte de su esposo Frank en 1924. Dedico toda su vida al trabajo conjunto de su difunto esposo y ella, hasta los 93 años de edad, por dicha razón fue llamada “la primera dama de la administración”.

El trabajo cumbre de ellos, en el cual dedicaron casi toda su vida juntos fue el estudio visual de movimientos y micro movimientos para desarrollar un centro de trabajo eficiente. Este estudio lo hicieron mediante películas de movimientos y micro-cronómetros; fotografiando cada movimiento determinando cuanto tiempo llevaba al obrero realizarlo. Gracias a esto los Gilbreth pudieron identificar los movimientos innecesarios y así eliminarlos, creando un manual de movimientos elementales en un obrero, denominados “therblig” (Gilbreth escrito de derecha a izquierda con la “th” traspuesta): buscar (Cuando los ojos o las manos tratan de encontrar un objeto), seleccionar (escoger una pieza de entre dos o más semejantes), tomar (cerrar los dedos rodeando la pieza),alcanzar (movimiento de la mano vacío hacia un objeto o retirándola de él), mover (cuando la mano tiene un objeto y lo mueve hacia un sitio diferente), sostener (cuando una de las dos manos soporta un objeto mientras la otra ejecuta un trabajo útil), soltar (cuando el operario abandona el control del objeto), colocar en posición (disponer una pieza), recolocar en posición (colocar un objeto en un sitio predeterminado), inspeccionar (asegurarse de la calidad), ensamblar (reunir varias piezas), desensamblar (se separan varias piezas), usar (cuando una de las manos controla un objeto), retraso inevitable (tiempo muerto que no se puede evitar), demora evitable (tiempo muerto el cual el operario es el responsable), planear (proceso mental en el cual el operario se dispone a pensar que acción sigue), descansar (por la fatiga).

Como los Gilbreth fueron los primeros en estudiar los movimientos manuales, ellos formularon las leyes básicas de la economía de movimientos que hoy en día tienen gran importancia. Los principios de dicha ley son: 1. Ambas manos deben comenzar y terminar simultáneamente los elementos o divisiones básicas de trabajo, y no deben estar inactivas al mismo tiempo, excepto durante los periodos de descanso. 2 Los movimientos de las manos deber ser simétricos y efectuarse simultáneamente al alejarse del cuerpo y acercándose a éste. 3. Siempre que sea posible debe aprovecharse el impulso o ímpetu físico como ayuda al obrero, y reducirse a un mínimo cuando haya que ser contrarrestado mediante su esfuerzo muscular. 4. Son preferibles los movimientos continuos en línea curva en vez de los rectilíneos que impliquen cambios de dirección repentinos y bruscos.5. Deben emplearse el menor número de elementos o therblig, y éstos se deben limitar a los del más bajo orden.
Además de crear unos principios para economizar movimientos también estudiaron la disposición y condiciones adecuadas del lugar de trabajo. Para los Gilbreth todo el material y herramientas debían tener un sitio fijo, ubicados dentro del perímetro normal de trabajo. El sitio de trabajo debía contar con el alumbrado, ventilación y temperatura adecuada para cumplir con los requisitos de visibilidad. Los trabajadores debían llevar un ritmo permanente para que la operación fuera más suave y casi automática. Para mejorar la efectividad, se debía efectuar el trabajo con operaciones múltiples de las herramientas siempre y cuando fuera posible, todas las palancas, manijas, volantes y demás debían estar fácilmente accesibles a los operarios, y siempre se debía estar abierto a la posibilidad de utilizar herramientas mecanizadas o semiautomáticas.

Los Gilbreth insistieron en la aplicación del método de la administración científica en su trabajo afirmando que esta no puede determinar normas de lo justo o injusto pero si determina normas de eficiencia para la cual la administración debe primero conservar lo mejor del trabajo; segundo, organizar el presente; y tercero, prever y planear el futuro. Es decir, considerar a los trabajadores y comprender sus personalidades y necesidades. A partir de ahí de las necesidades de los trabajadores, empezó el estudio de los movimientos, teoría el cual no solo beneficia a la industria aumentando su productividad (eficiencia + eficacia), si no al trabajador al no tener que gastarse físicamente innecesariamente. Además de logra una mayor productividad al estudiar movimientos de los obreros, también diseñaron una estrategia que mejoraría aún más el interés de las industrias; crearon un organigrama donde le asignaban a cada trabajador sus tareas de acuerdo a sus aptitudes, y al pensar y realizar todos estos cambios en la industria concluyeron que no es la monotonía del trabajo lo que ocasiona descontento al trabajador, sino la falta de interés de la administración por los trabajadores. 

En conclusión los esposos Gilbreth, por así decirlo fueron discípulos de Taylor, su objetivo era aumentar la productividad midiendo tiempos y movimientos, mejorando el diseño del lugar y las herramientas de trabajo, evitando así el desperdicio de tiempo y energía. Pero a diferencia de Taylor, que veía al trabajador como parte de la producción, los Gilbreth tenían una visión del trabajador como una persona propensa a aprender a capacitarse y con unos intereses y necesidades que el sitio de trabajo debía suplir para evitar su fatiga y desanimo. Por lo tanto construyen una teoría más amplia que la de Taylor, basada no solamente en la productividad si no en las necesidades de los obreros, ya tocando no solo aspectos técnicos sino psicológicos. Por lo tanto Taylor y los esposos Gilbreth son piedra angular de la optimización de una empresa, uno con su teoría de la administración científica y los otros con la economía de los movimientos.

Tal vez la mal interpretación de estas dos teorías ha traído varias desgraciadas para trabajadores de diferentes empresas, por ejemplo Ford. Esta industria al tomar literalmente la teoría medir tiempos y movimientos, especializar tareas y demás, olvido la importancia del trabajador, convirtiéndolo literalmente en una maquina al sacar la mayor cantidad de carros en serie en el menor tiempo posible. Como toda teoría hay que saber distinguir y escoger que aplicar y que no, porque tal vez se puedan cometer errores que son irreparables como daño físico, mental o hasta la muerte de los trabajadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada